Sistema endocrino de los animales

Sistema endocrino de los tiburones

A diferencia de las hormonas de las plantas, las de los animales suelen producirse (aunque no siempre) en glándulas especializadas en la sintetización de hormonas (que se muestran a continuación). A continuación, las hormonas son segregadas por las glándulas al torrente sanguíneo, donde son transportadas por todo el cuerpo. Hay muchas glándulas y hormonas en diferentes especies animales, y nos centraremos en sólo una pequeña colección de ellas.

Modificación del trabajo de OpenStax College – Anatomía y Fisiología, sitio web de Connexions. http://cnx.org/content/col11496/1.6/, 19 de junio de 2013., CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=30148147

Las hormonas tienen una amplia gama de efectos y modulan muchos procesos corporales diferentes. Los procesos reguladores clave que se examinarán aquí son los que afectan a la glucosa en sangre, el hambre, la metamorfosis, el estrés y el sexo. Nos centraremos principalmente en estos procesos en los vertebrados, pero también consideraremos los invertebrados en algunos casos.

La insulina es producida por las células beta del páncreas, que son estimuladas para liberar insulina a medida que aumentan los niveles de glucosa en sangre (por ejemplo, después de consumir una comida). La insulina reduce los niveles de glucosa en sangre mediante varios procesos:

Sistema endocrino de las aves

Para sobrevivir, los animales deben adaptarse constantemente a los cambios del entorno. Los sistemas nervioso y endocrino trabajan conjuntamente para lograr esta adaptación. En general, el sistema nervioso responde rápidamente a los cambios a corto plazo enviando impulsos eléctricos a través de los nervios y el sistema endocrino provoca adaptaciones a más largo plazo enviando mensajeros químicos llamados hormonas al torrente sanguíneo.

En general, el sistema endocrino está representado por un conjunto de formaciones de estructura heterogénea y origen capaz de secretar internamente, es decir, de liberar sustancias biológicamente activas (hormonas) que pasan directamente al torrente sanguíneo.

Por ejemplo, piense en lo que ocurre cuando un gato y una gata se encuentran bajo la ventana de su habitación por la noche. La respuesta inicial de ambos gatos puede consistir en escupir, pelearse y aullar, todo ello provocado por el sistema nervioso. El miedo y el estrés activan entonces las glándulas suprarrenales para que segreguen la hormona adrenalina, que aumenta el ritmo cardíaco y respiratorio. Si se produce el apareamiento, otras hormonas estimulan la liberación de óvulos del ovario de la hembra y una serie de hormonas diferentes mantienen el embarazo, el parto de los gatitos y la lactancia.

Sistema endocrino en las plantas

Las glándulas endocrinas son conjuntos de células especializadas que sintetizan, almacenan y liberan sus secreciones directamente en el torrente sanguíneo. Son dispositivos de detección y señalización situados en el compartimento del líquido extracelular y son capaces de responder a los cambios en el entorno interno y externo para coordinar una multiplicidad de actividades que mantienen la homeostasis. Las enfermedades del sistema endocrino se dan en muchas especies animales y plantean problemas de diagnóstico difíciles. Los principales mecanismos patogénicos responsables de las alteraciones de la función endocrina incluyen 1) hiperfunción primaria de una glándula endocrina; 2) hiperfunción secundaria; 3) hipofunción primaria de una glándula endocrina; 4) hipofunción secundaria; 5) hiperactividad endocrina secundaria a enfermedades de otros órganos; 6) hipersecreción por tumores no endocrinos de sustancias similares a las hormonas; 7) fallo de la función endocrina fetal; 8) disfunción endocrina debida a un fallo en la respuesta de las células diana; 9) disfunción endocrina resultante de una degradación anormal de la hormona; y 10) síndromes iatrogénicos de exceso de hormonas. Para cada categoría principal, se han seleccionado varios problemas de enfermedad específicos para ilustrar los cambios morfológicos y funcionales que caracterizan la respuesta de una glándula endocrina concreta a la alteración de su función.

Sistema endocrino de un perro

Las glándulas endocrinas son conjuntos de células especializadas que sintetizan, almacenan y liberan directamente sus secreciones, como polipéptidos, esteroides y derivados de aminoácidos -incluidas las catecolaminas y las hormonas tiroideas- en el torrente sanguíneo, lo que provoca efectos fisiológicos en células diana distantes de las glándulas. Se trata de dispositivos de detección y señalización situados en el compartimento del líquido extracelular que son capaces de responder a los cambios en el entorno interno y externo para coordinar una multiplicidad de actividades que mantienen la homeostasis.

Las moléculas de señalización se agrupan en tres categorías generales según la fuente de la señal y la localización del objetivo sobre el que la señal tiene efecto (Fig. 12-1). En la señalización autocrina, las células responden a señales que ellas mismas secretan. Las moléculas producidas por una célula que actúan sobre una célula vecina son características de la señalización paracrina. El último patrón de señalización, en el que se centra este capítulo, es la señalización endocrina, por la que las hormonas producidas por las células de los órganos endocrinos se liberan en la circulación y actúan sobre células diana distantes.