Drosera capensis

Ciclo entre autótrofos y heterótrofos. Los autótrofos utilizan la luz, el dióxido de carbono (CO2) y el agua para formar oxígeno y compuestos orgánicos complejos, principalmente mediante el proceso de fotosíntesis (flecha verde). Ambos tipos de organismos utilizan estos compuestos a través de la respiración celular para generar ATP y volver a formar CO2 y agua (dos flechas rojas).

Un heterótrofo (/ˈhɛtərəˌtroʊf, -ˌtrɒf/;[1] del griego antiguo ἕτερος héteros “otro” y τροφή trophḗ “nutrición”) es un organismo que no puede producir su propio alimento, sino que se nutre de otras fuentes de carbono orgánico, principalmente materia vegetal o animal. En la cadena alimentaria, los heterótrofos son consumidores primarios, secundarios y terciarios, pero no productores[2][3] Los organismos vivos que son heterótrofos incluyen todos los animales y hongos, algunas bacterias y protistas,[4] y muchas plantas parásitas. El término heterótrofo surgió en microbiología en 1946 como parte de una clasificación de los microorganismos basada en su tipo de nutrición[5]. El término se utiliza ahora en muchos campos, como la ecología para describir la cadena alimentaria.

Qué es la nutrición heterótrofa clase 10

La nutrición heterótrofa es un nodo de la nutrición en el que los organismos dependen de otros organismos para alimentarse y sobrevivir. No pueden fabricar su propio alimento como las plantas verdes. Los organismos heterótrofos tienen que tomar todas las sustancias orgánicas que necesitan para sobrevivir.

Leer más  Tomillo para infección de orina

Todos los animales, ciertos tipos de hongos y las plantas no fotosintéticas son heterótrofos. En cambio, las plantas verdes, las algas rojas, las algas pardas y las cianobacterias son autótrofas, es decir, utilizan la fotosíntesis para producir su propio alimento a partir de la luz solar. Algunos hongos pueden ser saprótrofos, lo que significa que secretan extracelularmente enzimas sobre su alimento para que éste se descomponga en moléculas más pequeñas y solubles que puedan volver a difundirse en el hongo.

Todos los heterótrofos (excepto los parásitos de la sangre y del intestino) tienen que convertir los alimentos sólidos en compuestos solubles que puedan ser absorbidos (digestión). Luego, los productos solubles de la digestión para el organismo se descomponen para la liberación de energía (respiración). Todos los heterótrofos dependen de los autótrofos para su nutrición. Los organismos heterótrofos sólo tienen cuatro tipos de nutrición.

La drosera redonda

Los organismos se dividen en dos grandes categorías en función de cómo obtienen su energía y nutrientes: autótrofos y heterótrofos. Los autótrofos se conocen como productores porque son capaces de fabricar su propio alimento a partir de materias primas y energía. Algunos ejemplos son las plantas, las algas y algunos tipos de bacterias. Los heterótrofos se denominan consumidores porque consumen productores u otros consumidores. Los perros, las aves, los peces y los seres humanos son ejemplos de heterótrofos.

Leer más  Recetas con leche de avena

Los heterótrofos ocupan el segundo y tercer nivel de una cadena alimentaria, una secuencia de organismos que proporcionan energía y nutrientes a otros organismos. Cada cadena alimentaria consta de tres niveles tróficos, que describen el papel de un organismo en un ecosistema. En el primer nivel trófico se encuentran los autótrofos, como las plantas y las algas. Los herbívoros -organismos que se alimentan de plantas- ocupan el segundo nivel. Los carnívoros (organismos que comen carne) y los omnívoros (organismos que comen plantas y carne) ocupan el tercer nivel. Tanto los consumidores primarios (herbívoros) como los secundarios (carnívoros y omnívoros) son heterótrofos, mientras que los productores primarios son autótrofos.

Plantas heterótrofas

En el mundo existen varios tipos de nutrición. La nutrición heterótrofa Es aquella en la que los organismos no tienen la capacidad de producir su propio alimento y la energía debe ser incorporada a partir de la ingesta de compuestos orgánicos como los tejidos animales y vegetales. Hay numerosos tipos de nutrición heterótrofa y animales que la tienen.

Leer más  El tomillo para que es bueno

Por ejemplo, un conejo que come lechuga tiene este tipo de nutrición porque obtiene su alimento de una fuente externa. Es como si un león se comiera un antílope. En cambio, las plantas, las algas y otros organismos son organismos autótrofos porque pueden fabricar su propio alimento.

En este sentido, cuando los elementos consumidos son procesados y convertidos en sustancias más simples, los organismos heterótrofos obtienen nutrientes. Éstos son absorbidos por el organismo y utilizados en diferentes procesos metabólicos.

Las fuentes de energía de la nutrición heterótrofa son diversas. Así, los organismos que consumen compuestos sólidos y líquidos se denominan holozoicos, y los que se alimentan de sustancias en descomposición, organismos saprofitos. También hay parásitos, que viven a expensas del huésped.

Por Pablo Zamora Sánchez

Hi! Soy Pablo Zamora Sánchez, copywriter. En mi blog escribo sobre las últimas novedades del momento.